En la actualidad, se sabe que la tasa de emprendimiento de la mujer peruana es mayor a la del hombre y esto se debe al gran esfuerzo que las mujeres dedican a sus labores no solo cuando son empleadas sino, sobre todo, cuando dirigen su propio negocio.

Según el BID, “en el Perú hay una mayor proporción de mujeres emprendedoras o empresarias que hombres emprendedores, cuando en la región es al revés”. Se puede ver que buena parte de las microempresas son lideradas por mujeres, muchas de ellas luchadoras que tienen que mantener a sus familias y que, gracias a una idea de negocio, lograron sacar adelante un emprendimiento que hoy les permite solventar su hogar.

Pero, ¿cómo son estas mujeres y qué necesitan en su personalidad para liderar un negocio y al mismo tiempo llevar un balance en su vida personal y familiar? Compartimos 5 características que destacan a una mujer emprendedora peruana:

1. Espíritu Emprendedor

Son mujeres que han visto en la independencia económica a través del emprendimiento su camino hacia el desarrollo personal y familiar. No esperan nada de nadie y solas –aún teniendo todo en contra- siguen adelante.

2. Luchadoras

Muchas mujeres han pasado por momentos difíciles en sus vidas y tienen que sacar adelante a sus familias. A raíz de una idea u oportunidad detectada en el mercado, han asumido el reto de ser su propia fuente de ingresos.

3. Positivas

En las familias y los negocios pueden haber situaciones muy buenas como también malas y lo importante es siempre encontrar el lado positivo. ¡Las mujeres emprendedoras son especialistas en ver el vaso siempre medio lleno!

4. Líderes

Las mujeres emprendedoras son jefes y al mismo tiempo colaboradoras. Una mujer emprendedora sabe gestionar su casa y también su negocio. Saben guiar a sus hijos y a sus colaboradores y también a su comunidad y a otras mujeres como ellas.

5. Perseverantes

Es muy probable que al inicio no haya buenos resultados en un emprendimiento pero saben que hay que seguir adelante hasta lograr el objetivo. La mujer emprendedora no se rinde y ve el fracaso como una oportunidad de aprendizaje.

Fuente: Capital

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *