En Bolivia, el restaurante Gustu acaba de presentar su nuevo menú, que incluye un helado hecho con larvas de escarabajo.

Se trata de una iniciativa para encontrar nuevos sabores en las regiones indígenas del norte de La Paz, según explicó la jefa de cocina del reconocido restaurante, Marsia Taha.

“Quiero que los comensales se vayan con la idea clara de cuán diversos somos en cuanto a insumos, que prueben sabores que quizás no han probado en su vida y puedan decir qué increíbles productos existen en Bolivia”, dijo.

Por eso, ella y otros dos chefs del establecimiento viajaron siete días, en julio, junto a biólogos de la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre, para redescubrir ingredientes poco conocidos y utilizados en siete comunidades indígenas que habitan desde mil 500 hasta los 4 mil 750 metros de altitud.

¿El resultado? Un platillo de avestruz con variedad de papas amazónicas; un suflado de qaya (tubérculo que es fermentado en pozos y luego secado al frío) y, por supuesto, la estrella del menú: un helado de larvas del escarabajo conocido como toyo toyo, considerado un manjar en comunidades como Irimo.

“La gente queda bastante sorprendida porque no están acostumbrados a comer insectos, es algo nuevo para muchos, pero una vez que les contamos la historia de dónde crecen y la gente del lugar, se animan a comerlos”, agregó la chef.

El helado, que tiene un penetrante sabor parecido al de la aceituna verde, está cubierto de un caramelo sólido y presentado encima de una especie de madera con un toque de algodón de azúcar recreando un tronco y el capullo de donde sale el insecto.

“No lo hemos procesado demasiado porque creemos que en sí los sabores del tuyo tuyo son sabrosos”, explicó Taha.

Fuente: Criterio Hidalgo

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *