Cuando se trata de tomar decisiones orientadas al manejo de la empresa, recuerde que no importará el “tú me dijiste”. Considere acordar todo por escrito.

Encontrar el socio indicado para iniciar un emprendimiento puede tardar un tiempo: seis meses, un año o incluso más. Esta decisión dependerá de la visión y los objetivos comunes que usted pueda encontrar en quienes se convertirán en sus compañeros de trabajo. Recuerde que serán ellos con quienes compartirá un sinfín de anécdotas como parte de su aprendizaje.

En vista de este objetivo, existen ciertos factores que se deben considerar al momento de elegir a un posible compañero antes de iniciar la aventura en el mundo de los negocios. Jonathan Barrón, coordinador de emprendimiento de Emprende UP, comparte siete consejos para encontrar al socio ideal.

Afinidad y complementariedad

Un aspecto relevante al momento de emprender es que los futuros socios puedan complementarse mutuamente y que tengan el mismo grado de compromiso para realizar actividades.

Además, una buena comunicación permitirá afianzar mejor la relación entre ambos. No todos piensan igual, no todos ven lo mismo; pero de eso se trata: de complementarse y apoyarse de forma recíproca.

Compartir la misma visión

Es un hecho que, en ocasiones, no compartirán las mismas opiniones; pero de llegar el momento indicado y la oportunidad, pueden considerar vender el negocio. Hay algunos casos en los que un socio desea vender la empresa y el otro no quiere desprenderse de su “bebé” y traspasarla a sus hijos. Este es un pacto que deben hacer al inicio de la sociedad.

Tener habilidades complementarias

Deben ser un equipo que, además de tener distintas capacidades, al momento de juntarse ambos pueden cubrir aquello que el otro no tiene y viceversa. Si uno es el tecnológico, el otro debe ser comercial, etc. Asimismo, sus habilidades blandas juegan un rol muy importante: tal vez, uno es más analítico y estructurado; y el otro, es más soñador o líder. Lo esencial es buscar el equilibro perfecto para ambos.

Siempre debe primar el respeto

No se trata de estar siempre de acuerdo en todo, ya que, lo interesante de formar equipos, es que cada uno tiene formas de pensar distintas y cuando hay debates es donde se crean las mejores propuestas.

Además, con respeto se pueden afrontar los obstáculos que todo emprendimiento requiere. Nuevamente, la comunicación debe ser un eje fundamental cuando se crea un negocio.

Definir el nivel de compromiso

Es valioso que se puedan establecer funciones desde el inicio del emprendimiento dado que uno puede agregar el capital y la otra persona sea la que maneje la empresa, debido a que tiene más tiempo, por ejemplo. En un mejor escenario, serán ambos los que desempeñen este trabajo.

Recuerde que, tener claras las funciones, les permitirá ser más organizados y enfocarse en lograr sus objetivos.

Dejar todo por escrito

Al empezar a establecer nuevos lazos como socios de un negocio, es fundamental que los acuerdos que se hagan se dejen por escrito puesto que, como se dice coloquialmente, “papelito manda”. Cuando se trata de tomar decisiones orientadas al manejo de la empresa, dinero o acciones en específico no importará el “tú me dijiste”. No olvide que, lo que tendrá validez, serán los acuerdos firmados por escrito.

Establecer lazos de confianza

El socio ideal debe ser de confianza. Comenzar a crear una sociedad es como comenzar un matrimonio, y una de las bases para que esta alianza funcione es la confianza mutua. Ser el brazo derecho de cada uno. Emprender con un familiar puede resultar beneficioso, pues los lazos familiares hacen que nunca se pierda la responsabilidad con el trabajo.

Fuente: Perú21

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *