Ingredientes
  • 200g de chocolate para fundir.
  • 200g de queso mascarpone.
  • 100ml vaso nata para cocinar.
  • 100ml vaso de leche.
  • 50g de mantequilla.
  • 4 cucharadas de azúcar glas.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.
Preparación

1- Fundimos el chocolate y lo mezclamos con nata y mantequilla
En una cazuela, ponemos la leche y la nata. Lo calentamos todo a fuego suave. Mientras se calienta, ponemos en un bol, la mantequilla y el chocolate, todo ello bien troceado. Cuando la leche y la nata estén a punto de hervir, lo retiramos del fuego y lo añadimos al bol. Mezclamos con una cuchara hasta que el chocolate y la mantequilla se fundan por completo.

2- Añadimos esta mezcla a los vasitos
Una vez fundido, ponemos unas cucharadas de esta mezcla en un vaso. Que ocupe más o menos un tercio de este. Repetimos la operación con los demás vasitos y los metemos en el congelador durante unos 20 minutos, o en la nevera durante 40. Pasado este tiempo, se habrá endurecido y podemos seguir con la receta.

3- Mientras se enfría, preparamos la capa de queso mascarpone
Mientras esto sucede, ponemos el queso mascarpone en un recipiente. Añadimos el azúcar glas, la esencia de vainilla, y lo mezclamos todo con un tenedor. Removemos hasta que quede cremoso y sin grumos. Hecho esto, sacamos los vasos de la nevera y añadimos unas cucharadas de esta mezcla, hasta ocupar dos terceras partes del vaso.

4- Añadimos una última capa, a los vasitos de chocolate y mascarpone
Finalmente, ponemos una última capa del chocolate, hasta llenar el vaso. Si el chocolate del bol se ha endurecido, puedes calentarlo al baño maría o en el microondas, con cuidado de que no se queme. Dejamos de nuevo que se enfríe en la nevera. Después de unos minutos, lo decoramos con nata o frutos rojos. ¡Listos para servir!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *